5 recomendaciones para conversar con tus hijos

Hay muchos tipos de familia, y tus niños necesitan saberlo.

“Mami, ¿por qué mi amiguita tiene dos mamás?” Si tienes niños, es probable que alguna vez te hayan preguntado por qué su familia (o la de alguno de sus compañeritos) es “diferente”. A continuación, una breve guía para ayudar a tus hijos a sentirse bien con la naturaleza única de su familia, así como a aceptar, respetar y valorar a quienes perciben como diferentes.
  • Hay muchos tipos de familia

“Menos de la mitad (46%) de los niños estadounidenses menores de 18 años están viviendo en un hogar con dos padres heterosexuales, casados, en su primer matrimonio”, según un artículo publicado en 2014 por el Pew Research Center. Si a tu niño le preocupa que su familia luce “diferente”, invítalo mirar a su alrededor, y dale ejemplos que ilustren la gran variedad de familias que existen (padres solteros, niños adoptados, niños criados por sus abuelos, padres del mismo sexo, padres divorciados, niños viviendo en hogares temporales, etc.). Recuérdale que lo que define a una familia es el amor que los une, y que todas las familias son especiales a su manera.

  • Pregunta antes de responder

Asegúrate de entender la pregunta o comentario de tu niño, antes de lanzarte con una explicación que pudiese no ser la que te está pidiendo. Si por ejemplo, te dice que le gustaría tener una mamá como la de uno de sus amiguitos. Pregúntale primero por qué lo dice, antes de darle un discurso al respecto, o pensar que está teniendo una crisis existencial. Quizá lo que quiera decir es que hay algo de esa otra mamá que valora, como que va a la escuela a leerles cuentos. Una vez lo tengas claro, puedes responderle en positivo, “qué bueno que puede ir a leerles, seguro se divierten mucho”. Aprovecha también la oportunidad para preguntarte si hay algo que puedas aprender de ese comentario. Después de todo, siempre es posible incorporar nuevas ideas, o adaptarlas a nuestra realidad. Quizá tu trabajo no te permite ir a leer al colegio, pero sí puedas ser voluntario en alguna otra actividad importante para tu hijo, o tal vez pudieses invitar a sus amiguitos a la casa, y leerles una historia que les guste mucho.

  • Evita el exceso de detalle

Si tu niño te pregunta, por ejemplo, por qué mi papá no vive con nosotros, respóndele de manera sencilla y honesta, sin dar demasiados detalles para su edad. Puedes decirle, por ejemplo, aunque tu papá decidió vivir en otro lugar, él te quiere mucho y siempre está pendiente de ti. Si sientes que eso no es verdad, pudieses decir algo como, “aunque tu papá no vive ahora con nosotros, yo siempre estoy aquí para apoyarte”. Puedes cerrar diciendo, “recuerda que hay muchas familias diferentes, y nosotros somos una familia, porque nos queremos mucho”.

  • Enseña con el ejemplo

Si quieres que tu niño sea respetuoso con los demás, asegúrate de serlo tú también. Sé muy consciente de todo lo que haces y dices, incluso cuando piensas que no te está escuchando. Evita comentarios que irrespeten o se burlen de otras personas por considerarlas “diferentes”. La regla de oro siempre es una excelente referencia: “trata a los demás, como te gustaría ser tratado”.

  • Busca ayuda

Busca libros, cuentos o películas infantiles que hablen sobre diferentes tipos de familia, o en los que se muestren ejemplos de familias similares a la tuya. Si sientes que necesitas ayuda profesional, contacta al consejero de la escuela y coméntale sobre tus preocupaciones; pídele ideas para llevar a cabo las conversaciones que consideres necesarias. Un psicólogo profesional también podría ser de gran ayuda. Recuerda que los niños están explorando el mundo, y que mucho de lo que aprenden lo hacen a través de la mirada de su familia. Mantente positivo, y muestra siempre a tu hijo lo mucho que lo amas.

www.brighthorizons.com, www.pewresearch.org, www.cyh.com, www.babycenter.com