7 ideas para balancear trabajo y familia.

Si estás leyendo este artículo, probablemente eres una de las miles de personas que diariamente se ven atrapadas por la rutina, y sufren tratando de encontrar un balance entre el trabajo y la familia. Conseguirlo requiere de voluntad y constancia. También aceptar que a veces fallaremos, y que no por eso debemos dejar de intentarlo. Esperamos que estas ideas prácticas te hagan más fácil el camino. 

  • Lo que más te importa

Escribe en un papel los cinco aspectos más importantes de tu vida: Dedicarle tiempo a la familia, desarrollar tus talentos, ser más saludable… No hay respuestas incorrectas, pues cada quien tiene prioridades diferentes.

  • Anótalo en tu agenda

Una vez que tengas claro qué es lo más importante para ti, asegúrate de abrir tu agenda y apartar un tiempo semanal para cada una de esas prioridades. Por ejemplo, si para ti es importante fortalecer la relación con tu pareja, hagan una cita a solas por lo menos una vez al mes, y disfrútenla al máximo. Al dedicarle tiempo y energía a lo que realmente te importa, te sentirás más balanceado.

  • Descarta lo innecesario

Revisa a qué dedicas tus minutos del día, y descarta todo lo innecesario. Sí, puede ser difícil. Y es que a veces, sin darnos cuenta, consumimos horas frente al televisor, las redes sociales o hablando por teléfono de asuntos que realmente no nos benefician. Cada vez que tengas esa tentación, hazte esta pregunta: ¿Qué es realmente lo más importante para mí? Anímate a apretar off, y dedícate mejor a lo que te hace feliz.

  • Trabaja con eficiencia

Sí, es verdad. Las llamadas, correos y proyectos de última hora muchas veces nos invaden la agenda. Y aunque es difícil escapar, hay varias formas de ganar tiempo: concéntrate, enfócate en tus proyectos y evita distracciones innecesarias (ese mensaje de texto puede esperar). Aprovecha los descansos permitidos para respirar, tomar agua, estirarte, conversar un poco y liberar el estrés. Eso sí, mantenlos cortos, positivos y energizantes. Recuerda, cada minuto que ahorres, significa más tiempo para tus otras prioridades.

  • Delega

Recuerda que está bien pedir ayuda. Repartir las tareas de la casa es justo y te ayudará a tener más tiempo para tus prioridades. También es útil aprovechar los servicios disponibles. Programa los pagos fijos para que se hagan automáticamente; haz tus compras de mercado por Internet y pide que te las traigan a casa; aclara las dudas que tengas por teléfono, en lugar de manejar hasta el lugar. A veces vale la pena pagar un poco más, para ahorrar gasolina y, sobre todo, uno de los recursos más escasos: El tiempo.  

  • Recárgate

En lugar de drenarte con personas que constantemente se quejan o critican, mejor dedícate un tiempo para ti. Sal a caminar o hacer tu ejercicio favorito; date un baño especial al menos una vez a la semana (con música relajante y una mascarilla); medita u ora, de acuerdo a tus creencias; lee libros que contribuyan a tu expansión; respira profundo y relaja tu cuerpo. Esos minutos que te dedicas, te ayudarán a sentirte mejor y tener la energía necesaria para todo lo que quieres lograr.

  • Aprende de los maestros

Las anteriores son tan solo algunas ideas que puedes poner en práctica, para empezar a equilibrar mejor tu vida laboral y familiar. Para estrategias más completas, busca información en Internet o la biblioteca de tu ciudad, sobre todo la escrita por expertos en el tema, como Stephen R. Covey, autor de “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas” y “Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas”, que sirvieron de inspiración para estas recomendaciones.