Flora intestinal: Con un estómago saludable, disfruta de una mejor vida

¿Alguna vez has escuchado sobre la flora intestinal? ¿Estás entre los 60 y 70 millones de estadounidenses que se ve afectados por enfermedades digestivas? Descuidar los miles de millones de bacterias que albergan en el estómago, puede causar gases, hinchazón abdominal y estreñimiento. Si deseas aprender a cuidar de tu flora intestinal, para un mejor funcionamiento de tu organismo, sigue leyendo.

¿Qué es la flora intestinal?

La flora intestinal no es más que un conjunto de miles de millones de bacterias vivas encontradas en el sistema digestivo, que nos ayudan, entre sus múltiples funciones, en el proceso de la digestión de los alimentos y absorción de nutrientes. También producen vitaminas esenciales para el organismo, y facilitan controlar el nivel de azúcar y el colesterol en la sangre. Algunos tipos de bacterias que se encuentran en nuestra flora pudiesen ayudar a disminuir el riesgo de ciertas enfermedades, como la obesidad y la diabetes.

De acuerdo con una charla impartida como parte de los TED TALKs, el microbiólogo y neurocientífico, Ruari Robertson, PhD, menciona que el 90 % de las células de nuestro cuerpo son células bacterianas, y solo el 10% son células humanas. Lo que quiere decir que parte de nuestra salud y bienestar dependen de que estas células bacterianas crezcan en un entorno estable, en el que puedan florecer, para ayudar a cuidar nuestro organismo.

La flora intestinal, ¿Un universo de toxinas o de bacterias beneficiosas para la salud?

Alrededor del año 1916, se pensaba que la flora intestinal era un universo de toxinas, y se llegó a remover secciones completas de los intestinos humanos, en pacientes con problemas en el estómago. Gracias a los avances en la ciencia, se ha descubierto que las bacterias beneficiosas encontradas en las paredes estomacales ayudan a mantener un buen estado de salud, en general.

Mantén tu flora intestinal saludable

Las siguientes sugerencias pueden ayudar a nutrir tus bacterias beneficiosas y a controlar las que no lo son.

  • Ingiere verduras. En especial las alcachofas, la achicoria, la lechuga, puerros, chayotes, cebollas, ajo y espárragos. Estos alimentos ayudan a alimentar saludablemente a las bacterias en tu flora intestinal.
  • Mantén una dieta rica en fibras. Las fibras encontradas en frutas, verduras, cereales integrales y legumbres ayudan a prevenir o aliviar los síntomas del estreñimiento. La fibra también atrae agua hacia el colon, con la finalidad de crear heces más blandas, lo que les facilita el paso por el intestino grueso. Algunos alimentos ricos en fibra son:

– Frambuesas

– Alcachofas

– Guisantes verdes

– Brócoli

– Garbanzos

– Lentejas

– Frijoles (rojos, pintos y blancos)

– Granos enteros

  • Disfruta de los prebióticos. Los prebióticos son un tipo de fibra que ayuda a promover la flora intestinal. Su consumo frecuente ha sido asociado con la reducción de los síntomas del intestino irritable (irritable bowel syndrome) y la reducción del almacenamiento de grasa. También han sido relacionados con un aumento en la sensación de bienestar, de acuerdo con una edición del “British Journal of Nutrition” (2010), citada en un artículo digital de CNN.
  • Prueba alimentos fermentados. El proceso de fermentación se caracteriza por la eliminación o reducción de anti-nutrientes, lo cual produce enzimas digestivas que facilitan el proceso de digestión. Mucho de los siguientes alimentos son ricos en lactobacilos, un tipo de bacteria que se ingiere para el tratamiento y la prevención de la diarrea, las infecciones vaginales y del tracto urinario (ITUs).

– Yogur

– Kimchi

– Chucrut (sauerkraut/col fermentada)

– Kéfir

– Kombucha

– Tempeh

  • Consume carnes magras. La proteína es esencial para el organismo. Si tu ingesta de proteína proviene de la carne, consúmelas magras. Cortes con mucha grasa pueden provocar indigestión y son complicadas de procesar. Escoge cortes magros, como lomo de cerdo o aves de corral sin piel.
  • Toma agua y elimina o reduce el cigarrillo, el exceso de cafeína y el alcohol. Los malos hábitos pueden interferir en el funcionamiento del sistema digestivo, y crear problemas como úlceras estomacales y acidez.
  • Yoga para el estreñimiento. Si tienes tres evacuaciones o menos en una semana, o si tus heces son duras y secas, pudieses estar sufriendo de estreñimiento. Algunas poses de Yoga ayudan a incrementar el flujo de sangre, lo cual podría estimular las contracciones intestinales y aliviar algunos de los incómodos síntomas del estreñimiento.   
  • Practica la respiración profunda. Así es, practicar la respiración abdominal (respiros largos y profundos desde el vientre) antes de comer, ayuda a tu cuerpo a alcanzar la fase de reposo y digestión (rest and digest). Esto facilita el procesamiento de los alimentos y la absorción de nutrientes, lo cual puede eliminar el gas o la hinchazón que se originan al comer rápido.  

Recuerda siempre seguir las instrucciones y recomendaciones de tu doctor o un especialista. Estos consejos te pueden ayudar a mantener un sistema digestivo saludable, y que las bacterias beneficiosas se desarrollen como flora intestinal saludable.