¿Se te escapó la limpieza de primavera?

Pon tu casa a relucir en el verano.

Si entre tus planes estaba hacer una refrescante limpieza de primavera, pero el tiempo se te escapó de las manos, no te angusties más. Hacerla en el verano puede ser todavía mejor.

Aunque cualquier momento es indicado para hacer una limpieza a fondo, el cambio de estación es perfecto para refrescar nuestros hogares, y renovar el ambiente. El clima y los días más largos te ayudarán a culminar tu proyecto, para continuar el año con buen pie. Aprovecha el verano para poner en acción estas prácticas  ideas:

  • Crea un plan de limpieza

Es más fácil cuando tomas papel y lápiz, y haces una lista de cada rincón de la casa, incluyendo detrás de los muebles, lámparas, garaje, y cuarto de lavado. Podrás organizarte mejor y cuidar cada detalle.

Idea: Cuando empieces a limpiar hazlo por las zonas más altas, como los armarios, ya que el polvo caerá hacia abajo; así no tendrás que limpiar nuevamente.

  •  Tómate tu tiempo

Gracias a la lista, podrás calcular un promedio de cuánto te tardará limpiar. Tómate el tiempo que necesites para dejar tu hogar impecable. Dependiendo de tu preferencia, puedes dividir las tareas en varios días.

Idea: Escoge un día soleado, donde te sientas al máximo y sepas que puedes dedicar varias horas a esta actividad; sintoniza tu estación de radio favorita y disfruta.

  • Escoge productos naturales

Son una gran opción para cuidar el medio ambiente. Vinagre, bicarbonato de sodio, sal y limón son algunos de los productos ecológicos que podrás utilizar para tu limpieza. Para casos más difíciles tal vez requieras productos con componentes químicos; solo asegúrate de seguir las instrucciones y no mezclarlos.

Idea: Los productos naturales te pueden ayudar a ahorrar, ya que tienden a ser más económicos.

  • Asegúrate de que tienes todo lo que necesitas

Antes de empezar, cerciórate de tener los artículos que necesitas, incluyendo detergentes, bolsas de basura, trapeador, escoba, recogedor y cubetas.

Idea: Inspecciona todos tus artículos y sustitúyelos si están en mal estado. Una escoba deshilachada puede hacer que el barrer te tome el doble de tiempo.

  • Recluta tu escuadrón

Pide a tus hijos, a un amigo, o a tu pareja, que te ayuden, ya sea a desempolvar, a recoger las habitaciones o a encargarse de algunas de las tareas que especificaste en tu lista inicial. Si se te hace imposible convencerlos, ofréceles prepararles su platillo favorito a cambio de su ayuda.

Idea: Si tus niños están  muy pequeños para ayudar o no conseguiste ayuda para limpiar, pídele con anticipación a un familiar, amigo o pareja que los lleve de paseo, mientras tú aprovechas este momento a solas para organizar como deseas.

  • Limpieza en acción

Ahora que tienes todo en orden, puedes empezar. Levántate temprano, abre todas las ventanas, deja que los rayos del sol entren a tu hogar, pon música y convierte este proyecto en tu ritual favorito de cambio de temporada.

Consejitos extra:

  • Antes de guardar la ropa y artículos de invierno, lávalos y colócalos en una bolsa donde puedan transpirar.
  • Aspira los techos de la casa.
  • Recuerda limpiar las lámparas y bombillas.
  • Voltea los colchones de las camas. Aspira el colchón y los marcos de la cama.
  • Lava las sábanas y los forros de las almohadas con agua caliente.
  • Rocía aerosol para el hogar, con esencia a lavanda o aromas de verano.
  • Pide ayuda para cambiar la posición de los muebles y darle un look diferente a tu casa.