Ideas para cultivar tu autoestima

Vales oro, ¿lo sabías?

Por Massiel Beswick

¿Te comparas con los demás frecuentemente? ¿Sientes que tus miedos te impiden lograr tu objetivo? ¿Piensas que no tienes qué ofrecer, eres duro contigo mismo, y te autodestruyes cada vez que alguien dice algo positivo sobre ti? Todo tiene solución. A continuación, te compartimos una breve guía para empezar, desde hoy mismo, a cultivar una autoestima saludable.

Un concepto positivo y poderoso sobre ti mismo te dará fuerzas, creará la disposición de salir de tu zona de confort y te abrirá los ojos ante nuevas oportunidades. Además, te ayudará a sentirte capaz de realizar aquello que creíste imposible. Enseguida te damos ideas para empezar a lograrlo.

  1. Conócete: Toma un tiempo para examinarte. Con papel y lápiz en mano, apunta cuáles son tus virtudes. Si necesitas ayuda, pregúntale a tu pareja, a tus hijos, alguien que te conozca de verdad. Resalta tus puntos fuertes, y cada vez que te sientas mal, asegúrate de acudir a tus apuntes.
  2. Controla tus pensamientos: Cuando tu autoestima es débil, tus pensamientos son generalmente negativos, tiendes a minimizarte. Acaba con eso ahora mismo. Cambia tu diálogo interior. Sustituye frases como “no puedo”, “no es para mí”, “es imposible”, por enunciados positivos como “puedo hacerlo”, “me lo merezco”, “valgo mucho”, “si no sale como quiero la primera vez, lo seguiré intentando”. Si acostumbras a darte frases de apoyo, muy pronto notarás mayor seguridad en tus acciones.
  3. Valórate: Es hora de que aceptes lo importante que eres. No permitas que nadie te diga lo contrario. Tu forma de ver la vida, cómo tratas a los demás, tu bondad, tu integridad, tu disposición para hacer las cosas, tus dones y habilidades, te hacen una persona única y valiosa. Asegúrate de ser el primero en valorarte.  
  4. Dale importancia a tu bienestar: Tú tienes el poder de elegir si te quedas donde estás, o si empiezas a mirar hacia delante. Tú más que nadie sabes qué te hace feliz. Empieza a hacerte cargo de tu vida, cambia lo que no te satisface. Quiérete lo suficiente para detener todo aquello que te hace daño. Amor propio es asegurarte de que tu bienestar es también una prioridad.
  5. Crea un propósito de vida: Plantéate metas a corto y largo plazo. Perseguir lo que te propones, sin dejarte vencer por el miedo ni los fracasos, te ayudará en tu desarrollo personal y le dará sentido a lo que haces a diario.
  6. Recuerda que eres más fuerte de lo que piensas: Halágate a menudo. Así como reconoces a tus hijos por sus buenas calificaciones o a tu pareja por los logros en el trabajo, felicítate por cómo has podido sacar a tu familia adelante, por tus virtudes, por tus talentos. Eres más fuerte de lo que piensas, y lo compruebas cada vez que te atreves a salir de tu zona de confort, para intentar nuevos retos.

No existe la perfección. Enfócate en tus virtudes, siente orgullo de la persona que eres hoy. Cuídate, rodéate de personas positivas que alimenten tu bienestar. Toma buenas decisiones, aprende de los errores y quiérete cada día un poco más.