Cómo preparar un plan semanal de comidas para la familia y dejar a todos contentos

Hoy, junto a nuestros amigos de Royal Prestige®, queremos compartir un consejo clave que no solo te ayudará a ser más saludable, si no también productivo. ¡Hablamos de un buen plan de comidas para la semana! Con este podrás obtener muchas ventajas, como no caer en la monotonía de repetir comidas, gastar menos al organizarte con anticipación, ahorrar tiempo al no tener que pensar qué cocinar y no tener que salir corriendo a buscar comida esa noche que quieres quedarte en casa. 

Planificar tus comidas te ayudará a preparar platillos más ricos y nutritivos para tu familia y te motivará a intentar esas recetas que tienes guardadas por años en tus tableros de Pinterest. Haz de la cocina una gran experiencia para ti, donde puedas expresar tu creatividad y cariño a quienes amas.

A continuación, te compartimos una guía muy práctica, donde encontrarás buenas ideas para organizar tu plan de comidas semanal, con platos fáciles, saludables y deliciosos, que te ahorrarán tiempo y dinero.

Crea tu plan semanal en familia

Pregunta en tu familia si alguien tiene algún antojo o ganas de probar alguna nueva receta. ¡Seguramente te llevarás una sorpresa! También puedes aprovechar para tener un momento y compartir en familia, conversando sobre los ingredientes favoritos de cada uno y cómo se pueden combinar estos con otros más saludables. Así podrás mimarlos y cuidarlos a la vez. 

Si tienes niños pequeños, esto puede resultar muy útil y divertido. Involúcralos en el proceso para crear el plan y escoger los ingredientes, integrando sus alimentos favoritos y recetas saludables. 

Organiza el plan en una tabla y pégalo en el refrigerador

Crea una tabla con todas las comidas de la semana organizadas por día y cada día dividido con las diferentes comidas. Normalmente suele ser desayuno, comida, cena y dos snacks entre comidas.

El plan de comida plasmado en una tabla será de gran ayuda para organizarte a la hora de ir al supermercado y comenzar a cocinar. Además, si en alguna ocasión debes salir de casa, los demás miembros de tu familia podrán saber que les toca comer, sin la necesidad de llamarte 10 veces al celular.

Un plan de comidas no tiene por qué ser aburrido

A medida que pasan los días, agrega nuevas ideas y modifica tu plan semanal de comidas. De esta manera siempre estarás probando recetas nuevas, y tu familia no se cansará de comer siempre el mismo menú.

Una idea que te recomendamos es apartar un rato durante el fin de semana para buscar recetas por Internet. Aprovecha sitios web como los de Cocina y Royal Prestige®, donde puedes encontrar recetas deliciosas, nutritivas y fáciles de preparar. 

Luego de crear tu plan semanal de comidas, es hora de hacer tu lista de compras

Si planificas las comidas de tu semana, será muy fácil hacer la lista de la compra. Simplemente escribe los ingredientes junto a los platos del plan semanal en la tabla y ya habrás organizado dos tareas en una.

Además, esta practica te ayudará a no salirte de tu presupuesto. Cuando vayas al supermercado, ya sabrás directo que buscar, evitando esos antojitos no muy saludables y que, a la hora de pagar, hacen una diferencia en el total de la factura. Ahora, de vez en cuando está bien romper las reglas. Agrega ese snack favorito a tu lista y cuando te lo comas, disfrútalo. ¡Recuerda que la vida es muy corta! 

Ideas saludables y sabrosas para cada comida del día

Y cómo te prometimos, a continuación te compartimos varias opciones prácticas y sanas que puedes implementar a la hora de crear tu plan semanal, para las diferentes comidas del día.

El desayuno, que nos dará energía para el resto del día 

Imagínate que después de dormir alrededor de 8 horas durante la noche, tu cuerpo se despierta pidiendo desesperadamente agua y algo de comer, para poder seguir funcionando como corresponde. Sí, sabemos que muchas personas no desayunan cuando se levantan, pero esto es una muy mala idea.

Según la Sociedad Estadounidense de Química (ACS por sus siglas en inglés), para que un desayuno sea completo necesita dos componentes básicos: algún tipo de carbohidrato (granos, frutas y vegetales) y alguna proteína.

También es recomendable tomar un vaso de agua en ayunas, esto ayudará a tu organismo a liberar toxinas, además de rehidratar el cuerpo rápidamente. 

El almuerzo, una pausa muy necesaria

Llega el mediodía y si tenemos una mañana muy ocupada, se nos pasa la hora de almuerzo sin darnos cuenta. Luego, cuando nuestro cuerpo nos alerta que tiene hambre, es cuando nos damos cuenta y comemos lo primero que encontramos, eligiendo muchas veces una opción no tan saludable.

Para quedarte contento y satisfecho, es mejor tener el almuerzo de tu semana, planeado y ya preparado. Un buen almuerzo debe combinar verduras y frutas de la mayor variedad posible de colores; legumbres y proteínas, como pollo y lentejas; cereales, como arroz o papas y mucha agua antes y después de las comidas.

Los snacks: igual de ricos, pero saludables

Para los snacks, los smoothies son una gran idea para combinar varios grupos alimenticios. Si le colocas frutas, leche y semillas, estarás combinando vitaminas, proteínas y grasas saludables entre otras cosas. Esto te dará saciedad y energía instantánea. Prepáralos fácilmente con el Extractor de Juegos de Royal Prestige®. Su potente motor extrae eficientemente el jugo de frutas y verduras, lo que permite que sus nutrientes se aprovechen mejor.

También puedes recurrir a un puñado de nueces o frutos secos, como las almendras o untar mantequilla de cacahuate en rodajas de banana o manzana. Agrégales coco rallado y pasas como un snack perfecto para los más pequeños.

Termina el día con una cena agradable

Es ideal que cenes lo más temprano posible. No sobrecargues el estómago y no te acuestes inmediatamente después de comer, para evitar problemas gastrointestinales e incluso dormir mejor.

Intenta que las opciones de menú para la cena sean parecidas al almuerzo, pero en menor cantidad y utilizando alimentos más ligeros.

Finalmente, te proponemos que pienses las comidas semanales por grupos alimenticios, y cuantas veces por semana es conveniente que las prepares. Por ejemplo: una proteína por día, vegetales en todas las comidas principales, pasta para los fines de semana, granos y legumbres para los platos del almuerzo, cuatro piezas de frutas al día, etc.