Mujer, quiérete mucho.

8 ideas para brillar, de adentro hacia afuera.

La belleza más cautivadora es la que viene de adentro. Por eso en esta columna me enfocaré en 8 ideas para fortalecer y honrar nuestro amor propio, y así siempre brillar, de adentro hacia afuera.

  1. Eres única e irremplazable. Aprende a disfrutarte día a día. ¿De qué sirve que te critiques? La mente atrae todo lo que piensas y deseas. Visualízate feliz, plena, saludable. Párate todos los días frente al espejo, sonríete y repite: “Soy única e irremplazable”.
  2. Ámate con todas tus fuerzas. La felicidad no depende de factores y personas externas. Para poder amar a los demás primero te tienes que amar a ti misma. Ámate de pies a cabeza, cada detalle: tu piel, tu mirada, tu sonrisa, tus arrugas, tu cuerpo, tu delicadeza, tu sensibilidad, tu ternura, tu pasión, tus batallas.
  3. Sé tú. Mantén tu esencia siempre. No trates de cambiar quien eres para complacer a los demás, ni hagas cosas que te hagan sentir incómoda. Ciertas decisiones ameritan ser fuerte. Deja de torturarte por el qué dirán. Recuerda, es tu vida y nadie puede vivirla por ti.
  4. No dejes que te pisoteen. Jamás. Aléjate de personas que busquen agredirte física o emocionalmente. Eres fuerte y no necesitas que te hagan sentir que no tienes valor. No le otorgues alguien el poder de destruir tu autoestima ni tu paz interior.
  5. Realiza actividades que te apasionen. Cultiva pasiones propias. Aunque compartir con la familia y los amigos es una gran bendición, trata de encontrar también actividades en la que puedas estar sola, sin que esto te moleste, te preocupe o te haga sentir culpable. Dedícate el tiempo que mereces.
  6. Respeta tu cuerpo. Ten control sobre tu cuerpo. Cuídate y come saludable, notarás un cambio positivo. Mantente activa: camina, baila, ejercítate. Nunca es tarde para sentirte y lucir como siempre has querido. Dedica unos minutos cada día para cuidar tu apariencia. Arréglate, saca el mejor provecho de tus atributos naturales. Eso también te ayudará a proyectar seguridad.
  7. Cultiva tu independencia. Traza metas y ponles fecha. Haz un plan para conseguir eso que siempre has deseado. No se valen las excusas: Todo lo que te propongas lo puedes lograr. Eres fuerte y mereces lo mejor.
  8. Proyecta seguridad. Sé una mujer segura de ti misma. Agradece los buenos comentarios de las personas que te quieren y no dudes de quién eres. Cree firmemente que quien no te valore, no merece estar a tu lado, ni cerca de ti.

Lee esta guía cada vez que necesites fuerzas para seguir adelante. Cultiva la idea de que eres extraordinaria y tienes mucho que ofrecer. Valórate, quiérete, date importancia. Nuestro amor hacia los demás (¡y de los demás hacia nosotros!) solo es realmente posible cuando nos queremos y valoramos nosotras mismas. Brilla alto, brilla fuerte. Brilla siempre, de adentro hacia afuera.  

Por: Massiel Beswick